En busca del límite para las estrellas gigantes

Imágenes del Telescopio Espacial Hubble han demostrado que la estrella Pismis 24-1, con una masa estimada de más de 200 soles, es en realidad un sistema estelar triple. Un científico del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) dirige la investigación, que busca establecer la masa máxima para las estrellas Programa 27 07/02/07 Durante d&eacu

Astronoticias

En busca del límite para las estrellas gigantes

Imágenes del Telescopio Espacial Hubble han demostrado que la estrella Pismis 24-1, con una masa estimada de más de 200 soles, es en realidad un sistema estelar triple.

Un científico del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) dirige la investigación, que busca establecer la masa máxima para las estrellas

Programa 27 07/02/07
Durante décadas, los astrónomos han discutido sobre cómo de grandes pueden ser las estrellas. Pero medirlo no resulta sencillo: las estrellas gigantes, además de escasear, tienden a formarse en sistemas múltiples, de modo que un sistema estelar doble puede parecer, con la distancia, una estrella desmesuradamente grande. Este es el caso de Pismis 24-1, una candidata a “peso pesado” de la Vía Láctea que parecía establecer un límite máximo de masa en más de 200 soles, pero que ha resultado ser un sistema formado por tres estrellas: Pismis 24-1SW y la estrella doble Pismis 24-1NE. El equipo investigador, liderado por Jesús Maíz (Instituto de Astrofísica de Andalucía, IAA-CSIC), ha empleado el instrumento de mayor resolución en el óptico a bordo del Telescopio Espacial Hubble (NASA/ESA), el Canal de Alta Resolución de la Cámara Avanzada para Sondeos.
Pismis 24-1
Se calcula que, en la Vía Láctea, existe una estrella de más de 65 masas solares por cada 15.000 estrellas como el Sol. Pero Pismis 24, el cúmulo donde se halla Pismis 24-1, muestra una inusual densidad de estrellas gigantes: el grupo de Maíz y colaboradores ha estudiado también la estrella Pismis 24-17, con una masa de unos cien soles, que constituye la cuarta estrella gigante del cúmulo. Ahora, los investigadores pretenden, por un lado, estudiar en detalle el cúmulo para establecer un límite de masa para las estrellas y, por otro, “separar” las dos estrellas que se esconden en Pismis 24-1NE (se hallan tan cerca que no pueden tomarse imágenes de las componentes, pero se conoce su existencia por las variaciones de velocidad). Así, cada una de las tres estrellas del sistema contendría una masa de unos 70 soles, lo que las mantiene dentro de las 25 estrellas más masivas de la Vía Láctea.

Estas estrellas tan masivas son las que, una vez terminado su combustible, explotarán como supernovas y darán lugar a agujeros negros o estrellas de neutrones, además de expulsar gran cantidad de elementos pesados al medio interestelar. Su estudio permite profundizar en el conocimiento de los agujeros negros, las supernovas o incluso la composición química de nuestro Sistema Solar.

NGC 6357
Imagen de NGC 6357 tomada con la cámara  ACS del telescopio espacial Hubble. Pismis 24-1, la estrella central de la imagen ha resultado ser un sistema triple. Créditos: NASA, ESA  y Jesús Maíz Apellániz (Instituto de astrofísica de Andalucía, Spain). Agradecimientos: Davide De Martin (ESA/Hubble)

Links
Nota de prensa del IAA
http://www.iaa.es/prensa/pdf/061221120447.pdf
Telescopio Espacial
http://www.spacetelescope.org/news/html/heic0619.html